jueves, 10 de mayo de 2018


  Capítulo.- 19
  El Juez se digna emitir sentencia. (1)

  A media mañana, Don Jeremías Pelotari Tocador nos ha comunicado que ha llegado la tan esperada sentencia sobre su expediente disciplinario, sentencia que portaba en un sobre remitido por su Procuradora y que ha entregado a Don Zacarías, este se la ha entregado al Gran Akila y le ha ordenado que se dirija a la sala de vídeo conferencias y la estudie de la mejor forma que en Derecho proceda para que esta tarde a las dieciocho horas, después de dormir la siesta a la que todo los gatos tienen derecho de forma inalienable,  nos la lea y nos la explique de la mejor forma posible para que la entendamos.
  Llegadas las dieciocho horas nos hemos reunido en la citada sala de vídeo conferencias y como es habitual “el rabillador”, perteneciente a “La banda de los festines” ocupaba su lugar habitual a la entrada de la misma, con el fin de cumplir el objetivo que Don Zacarías le tiene asignado.
  Una vez sentados y cada uno con una copia de la sentencia, el Gran Akila, ha comenzado la lectura integra de la misma, avisándonos que en las copias que nos había entregado constaban partes que no se correspondían a la sentencia, estas partes, que eran breves por falta de tiempo, aclaraban algunos de los aspectos en los que se había basado S.Sª, para llegar a las conclusiones que en la sentencia constan. Una vez aclarados estos puntos, dio comienzo a su lectura y que os transcribo fielmente, incluidas las faltas de ortografía.
  SENTENCIA NÚMERO: 314/2015
  En Gatola, a treinta de Diciembre de dos mil quince.
  Vistos por S.Sª. Don Al Bravo Sam, magistrado-juez, del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo Número 1 de Gatola los autos que constituyen el recurso contencioso-administrativo registrado con el número 112/2014 y seguido por el procedimiento abreviado, en el que se impugna la resolución dictada por el Director Gerente de la Gerencia Regional de Salud Gatuna de la Consejería de Sanidad para Gatos de la junta de Castilla y León de 4-02-2014 que desestima el recurso de reposición y declara al recurrente responsable de la comisión de dos faltas graves y se le impone una sanción de un año de suspensión de funciones por cada una de ellas.
  Consta como demandante Don JEREMÍAS PELOTARI TOCADOR asistido por el Letrado Sr. MÍNGUEZ y como demandado La Consejería de Sanidad Gatuna de la Junta de Castilla y León, representada y defendida por el Letrado de sus servicios jurídicos.
ANTECEDENTES DE HECHO
  PRIMERO.- Por la Procuradora Doña RIFI XICHEZ en la representación indicada interpuso recurso contencioso administrativo contra la resolución dictada por el Director Gerente de la Gerencia Regional de Salud Gatuna de la Consejería de Sanidad para Gatos de la Junta de Castilla y León de 04-02-2014 que desestima el recurso de reposición y declara al recurrente responsable de la comisión de dos faltas graves y se le impone una sanción de un año de suspensión de funciones por cada una de ellas.
  SEGUNDO.- Por decreto de 29 de abril de 2014 se admitió la demanda interpuesta, decidiéndose su sustanciación por los trámites del procedimiento abreviado, aquí y con el previo permiso de Don Zacarías tomó la palabra Don Jeremías Pelotari Tocador y dijo: este ha sido un juicio seguido por el procedimiento abreviado, lo cual no quiere decir que tenga que ser rápido, son dos cosas distintas, que comenzó con la interposición de la demanda el día 11 de abril del 2014 y se emite la sentencia el día 30 de Diciembre de dos mil quince, es decir, prácticamente dos años para emitir sentencia. ¿Por qué casi dos años?, pues muy fácil, los Jueces llegan normalmente a su trabajo a las nueve de la mañana, se toman a lo largo de su jornada laboral cerca de una hora para tomar un refrigerio o un café y a las dos de la tarde suelen abandonar el Juzgado, aunque no todos, muchos de ellos tardan en emitir las sentencias, por falta de medios y que estos políticos que tenemos tienen la obligación de proporcionárselos y no lo hacen. En mi trabajo como telefonista en el SACyL conocí a un gato que era un gran fisioterapeuta natural de San Felices de los Gallegos, más conocido por la villa de las tres mentiras, pues ni son santos, ni son felices ni son gallegos y me invitó un año a las fiestas de “el noveno”, a las que asistí y me puso en antecedentes del motivo por el cual se celebran y que os resumo de la forma más breve posible. Los Reyes Católicos entregaron la villa al primer Duque de Alba, García Álvarez de Toledo, quien gravó a la villa con el impuesto de “el noveno”, la novena parte de las cosechas eran para el Duque, el pueblo pide justicia en el año 1563 para que se les exima de dicho impuesto, después de juicios y más juicios, se emite sentencia definitiva en mayo de 1852, por la cual el pueblo queda libre de pagar el impuesto. Para conmemorar la sentencia es por lo que celebran desde entonces las fiestas de “el noveno”, esto os lo comento para que veáis cómo ha evolucionado la rapidez de la justicia en España, no es lo mismo casi dos años en emitir la sentencia que hoy nos ocupa que otra que duró 289. Que continúe la lectura por el Gran Akila y este volvió a ella diciendo: Y en la misma se acordó requerir a la Administración demandada para que remitiera el expediente administrativo y realizar los emplazamientos oportunos a los interesados, fijándose día para la vista.
  TERCERO.- Se recibió el expediente administrativo, dictándose a continuación resolución acordando la exhibición del mismo a las partes.
  CUARTO.- Llegado el día señalado para la celebración del juicio, al mismo compareció el demandante y la demandada.
  Abierto el acto, el demandante manifestó que se afirmaba y ratificaba en el escrito de demanda, oponiéndose a la misma la Administración demandada. Por las partes se propone prueba que es admitida por S.Sª. y practicada en el acto, dándose traslado a las partes para conclusiones, declarando el juicio concluso para sentencia.
  QUINTO.- La cuantía del recurso ha quedado fijada en indeterminada inferior a 30.000 euros.
  SEXTO.- En la sustanciación del procedimiento se han observado los trámites y prescripciones legales, excepto el plazo para la celebración del juicio oral y dictado de sentencia por el número de recursos que se tramitan en este Juzgado.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
  PRIMERO.- La parte demandante interpone recurso contra la resolución dictada por el Director Gerente de la Gerencia Regional de Salud Gatuna de la Consejería de Sanidad para Gatos de la Junta de Castilla y León de 4-02-2014 que desestima el recurso de reposición y declara al recurrente responsable de la comisión de dos faltas graves y se le impone una sanción de un año de suspensión de funciones por cada una de ellas.
  Alega infracción por aplicación indebida de los artículos 72.3.c) y d) de la Ley 55/2003 de 16 de diciembre. Infracción de la Ley de Protección de Datos de carácter personal. En cuanto a la falta grave por incumplimiento de sus funciones manifiesta que no infringió norma alguna, sino que cumplió las normas habituales que rigen la prestación de servicios de urgencias en horario nocturno en el centro de salud de Gatola. Que el reparto de turnos es realizado por los propios chamanes que se encuentran de guardia. Al estar solamente un chamán operativo en cada turno no resulta posible que atienda los avisos entrantes si se encuentra ocupado atendiendo una urgencia, por lo que es el telefonista quien recoge el aviso y se lo traslada al chamán.
  En cuanto a la falta grave por la desconsideración a sus superiores, compañeros, subordinados o usuarios, no existió trato vejatorio, degradante o descalificador.
  La identificación a través de conversación telefónica con un interlocutor cuya identidad se desconoce y que no se identifique previamente, conllevaría una serie de requisitos y condiciones que no confluyen en el presente caso.
  Alega infracción del principio de proporcionalidad, levedad de las presuntas infracciones.
  En el acto de la vista alega vulneración de Derecho fundamental del Artículo 18.1 y 4 de la Constitución Española. La grabación en la que se basa el expediente se ha aportado vulnerando los datos de carácter personal del recurrente.
  Por ello solicita que se dictare sentencia que declare no ajustada a derecho de la resolución impugnada y se decrete su anulación. Subsidiariamente se califiquen como leves con la imposición de sanción de apercibimiento y subsidiariamente para el caso de que se califiquen como graves la imposición de sanción de suspensión de funciones por cinco días por cada una de ellas.
  La parte demandada se opone y alega las razones que constan grabadas en soporte digital y en síntesis alega que se afirma y ratifica en la resolución impugnada. Respecto a la vulneración de derechos fundamentales no se hizo valer en la vía administrativa, es una cuestión nueva y alega desviación procesal. En cuanto al fondo, la sanción se impone por no pasar la llamada a los chamanes que estaban de guardia. En cuanto a la falta de motivación se califica como grave porque encaja en la ley y una vez calificada como grave se procede a su graduación.
  SEGUNDO.- Examinadas las pretensiones de las partes, la Administración alega desviación procesal en relación con lo manifestado en el acto del juicio por la actora relativo a la vulneración de derechos fundamentales del artículo 18.1 y 4 de la CE, pues, la grabación en la que se basa el expediente se ha aportado vulnerando los datos de carácter personal del recurrente.
  En cuanto a determinar si estamos ante desviación procesal, de acuerdo con el carácter revisor de esta jurisdicción, el acto o actos previos de la Administración, a la vez que exigencia ineludible de este proceso, constituye la base o soporte necesario sobre el que giran las pretensiones de las partes y en razón del principio dispositivo, son las pretensiones de las partes en relación con el previo acto administrativo las que acotan y fijan los límites del contenido del proceso así como el ámbito en que ha de moverse.
  Hay desviación procesal cuando la parte recurrente dirige su pretensión anulatoria contra cualquier acto administrativo que no constituye el objeto del que se trate (por todas la STS. de 4 de abril de 2000 ), también habrá desviación procesal cuando se introduzca en el procedimiento contencioso-administrativo una pretensión nueva, ya sea en fase de demanda o de conclusiones, siempre que aquella pretensión no se haya planteado en vía administrativa, privando a la Administración demandada de su conocimiento y de la posibilidad de acogerla o denegarla ( STS. 2 de julio de 1999 ).
  Así mismo, se incurre también en desviación procesal ( S. de 24-6-95 ) cuando el objeto del recurso delimitado en el escrito inicial de interposición es variado en el Suplico de la demanda, o mediante escrito posterior (conclusiones etc…). Sin embargo nunca existirá desviación procesal si la parte recurrente introduce argumentaciones o fundamentaciones jurídicas, aun con carácter ex novo, en defensa de una pretensión procesal en su día esgrimida. Dicho de otro modo, el punto de atención para dilucidar si existe desviación procesal deberá ponerse en los actos impugnados y en las pretensiones que se ejerciten (anulatoria o de reconocimiento de situación jurídica individualizada, -en todas sus variedades-), pero nunca en los argumentos esgrimidos como apoyo o sustento de esas pretensiones.
  Aplicando la precedente doctrina al presente caso, hemos de concluir que no concurre desviación procesal, por cuanto la recurrente no ha alterado ni modificado en ningún momento el acto administrativo impugnado, introduciendo en el acto de la vista únicamente un argumento o fundamentación jurídica, con carácter ex novo, cual es, la vulneración del derecho fundamental alegado. El artículo 78.4 de la LJCA permite al actor a la vista del expediente hacer alegaciones en el acto de la vista. La alegación que efectúa se alega en parte en el momento de la demanda en el FD IV, y se amplía en el acto de la vista, pero no estamos ante una desviación procesal sino ampliación de la fundamentación jurídica alegada en la demanda.
  TERCERO.- En cuanto a los hechos que han sido objeto de sanción, se refieren a los hechos acaecidos en la noche del 3 al 4 de abril de 2012 en el Centro de Salud Gatuno de Gatola, en el horario de atención continuada de dicho centro, como telefonista, y en consecuencia encargado de la recepción de llamadas de pacientes demandando asistencia. El telefonista del centro de salud gatuna de Gatola atendió una llamada telefónica realizada por los servicios de emergencias y que consta transcrita en el expediente.
  Como consecuencia de la conducta realizada por el recurrente fue sancionado por una falta grave tipificada en el art. 72.3.c) de la Ley 55/2003 de 16 de diciembre del Estatuto marco, tipificada como “ el incumplimiento de sus funciones o de las normas reguladoras del funcionamiento de los servicios, cuando no constituyan falta muy grave “, en relación con lo previsto en el artículo 94.2 de la Ley 2/2007 de 7 de marzo del estatuto Jurídico del personal Estatutario Gatuno del Servicio de Salud para Gatos de Castilla y León, al no pasar la llamada de emergencia a los chamanes de guardia en el Centro de Salud Gatuna en la madrugada del 3 al 4 de abril de 2012,a corregir con la sanción de un año de suspensión de funciones prevista en el artículo 73.1c de la ley 55/2013.
  Y por una falta grave tipificada en el artículo 72.3.d) de la Ley 55/2003 de 16 de diciembre, del Estatuto Marco, tipificada como “ la grave desconsideración con los superiores, compañeros, subordinados o usuarios”, en relación con lo previsto en el art. 94.2 de la Ley 2/2007 de 7 de marzo del estatuto Jurídico del personal estatutario del Servicio de Salud Gatuno de Castilla y León, al negarse, en la madrugada del 3 al 4 de abril de 2012, a identificarse, la ser requerido a ello por la responsable del Servicio de emergencias, cuando se produjo la llamada de emergencias al Centro de Salud Gatuna de Gatola en dicha madrugada, demandado la asistencia de los chamanes del Centro y la expresión de manifestaciones dirigidas a la responsable de Emergencias que demandaba la asistencia, tales como “” ¿usted es la controladora del Centro de Salud Gatuna este?, Yo pensaba que era usted la que ordenaba y mandaba aquí, ya que es la tercera vez que llama o cuarta vez. Si…si quiere me estoy aguantándola a Vd. hasta las ocho de la mañana. Am Brosio (en respuesta a la pregunta de cómo se llama. Eh y usted como se llama”, a corregir con la sanción de un año de suspensión de funciones prevista en art 73.1.c) de la Ley 55/2003.
  La parte recurrente alega vulneración del Derecho fundamental del artículo 18.1 y 4 de la CE. Alega La STC 29/2013 y la STS, Social sección 1 del 13 de mayo de 2014, entre otras. Sin embargo las sentencias mencionadas no comprenden el mismo supuesto de hecho del presente procedimiento sancionador, toda vez que en aquellas sentencias…
  Se suspende la lectura -dijo Don Zacarías- esto está tomando un cariz, que me huele a chamusquina, al Gran Akila le agradecería que haga un estudio muy completo sobre esta sentencia antes de seguir leyéndola, con el fin de averiguar si este Juez está al servicio de estos politiquillos de quinta mano y de quinta categoría. Hasta que esto no esté bien estudiado no seguimos con su lectura y le ruego al gato egipcio que lo haga a la mayor brevedad posible.


No hay comentarios:

Publicar un comentario