jueves, 10 de mayo de 2018



   Capitulo.-2
   En presencia de Don Zacarías.

  A primera hora de la maña me he dirigido junto con Don Patrocinio y Don Zacarías a la sala de vídeo conferencias, donde a la entrada de la misma ya se encontraba esperándonos el porquero psicólogo, Don Jeremías Pelotari Tocador. Portaba bajo su brazo, un porta folios bastante voluminoso.
  A nuestra llegada a la entrada de la sala de video conferencias nos ha dado los buenos días y buenos días le hemos respondido con amabilidad y cortesía.
  Una vez Don Zacarías ha abierto la puerta, hemos entrado los cuatro y tomado asiento alrededor de una mesa redonda y sin más preámbulos Don Zacarías le ha preguntado:
 ¿Es cierto tal y como consta en los archivos contenidos en un CD que se encontraba en una carpeta que el Letrado Sr. Mínguez perdió, que se le ha abierto un expediente disciplinario por unas faltas muy grave cometida en el Centro de Salud, en el que Usted trabajaba como telefonista y de momento ha sido suspendido de sus funciones de forma cautelar?
  Respondió que sí, que era cierto, pero lo que en un principio consideraron como falta muy grave, ante las alegaciones que conforme a Derecho hice, ahora la consideran graves y tal y como vi el panorama contraté los servicios del reputado Jurista, el Letrado Sr. Mínguez, quien de momento ha puesto, con su buen saber hacer, al instructor nombrado por el gato que ocupa el cargo de Gerente de Área de Gatola, quien ha designado al gato técnico jurista Don Petróvich Mastuerzo, instructor del expediente que se me ha abierto, pero el Sr.  Mínguez lo tiene, le repito, entre la espada y la pared por irregularidades cometidas en el expediente.
  Don Zacarías le comentó que en el CD solamente hay una parte del expediente disciplinario que se le ha abierto –perdón por tutearle- el resto del expediente. ¿Sabes dónde se encuentra?
  Si –respondió-
  Te he tuteado –continuo Don Zacarías- para una mejor comprensión y además fomentar la confianza de unos con otros.
  Don Jeremías Pelotari Tocador le contestó: En este porta folios que le entrego consta todo el expediente desde su inicio y con los folios debidamente numerados, que el instructor hace unos días me entregó, solamente queda que pida la pena correspondiente a la que con toda seguridad me van a condenar y que al final así fue, pero en opinión del Letrado Sr. Mínguez está lleno de irregularidades por lo que  ya le ha pedido en un escrito dirigido al Sr. Instructor Don Petróvich Mastuerzo, que lo anule; entre otras causas por que según la Ley tiene un plazo determinado para concluirlo, plazo que a todas vistas no ha cumplido y además por indefensión, pues me interrogó en su día sobre una conversación telefónica mantenida con una chamán del Centro Coordinador para gatos del 112 de la Junta de Castilla y León, la chamán se identificó como doctorada en el gremio de los chamanes pero dudo que sea ni tan siquiera licenciada en chamanismo pues en su opinión, el dolor que una señora tenía en un dedo del pie, era debido a un cólico renal. Con arreglo a Derecho, mi abogado dice que se da indefensión, pues ahora me acusa además, de cosas que no tienen nada que ver con el interrogatorio al que fui sometido y por lo tanto no pude defenderme de las nuevas acusaciones que ahora me imputa.
  Tomó la palabra Don Patrocinio Herrero Zapatero diciendo que deberíamos reunirnos de vez en cuando para ir examinando todo el contenido del expediente, pero en secreto y que nos acompañe para su examen el gato egipcio Akila, por si pudiera aportar algo para su esclarecimiento, pues todos sabemos que es un experto en descifrar jeroglíficos y escritura cuneiforme y además campeón mundial del juego conocido como senet. Desde ahora quedas relevado de tus obligaciones como porquero psicólogo, conservando tu salario hasta que este asunto se resuelva. De momento voy a ponerme en contacto con mi amigo J. Nuevo, pues ante el ingente aumento de cerdos que en “El Encinar” se ha dado, necesito que me seleccione un mínimo de veinte psicólogos que deberán cumplir los requisitos que con respecto a vosotros le exigí.
  El examen del expediente –continuó- lo llevaremos a cabo por las mañanas, cuando los demás estén en sus quehaceres diarios, estaremos protegidos por uno de los miembros de “La Banda de los Festines”, el que designe Don Zacarías que es quien mejor los conoce por haberlos instruido en diversas técnicas militares, tanto de ataque como de defensa, el gato elegido de entre la banda de los festines permanecerá armado hasta los dientes a la entrada de esta sala, con su correspondiente tirachinas, honda con sus correspondientes proyectiles y cerbatana con jeringas que contengan sedantes instantáneos para elefantes de más de tres mil kilogramos, estará situado por la parte de afuera de la puerta y esta permanecerá en todo momento cerrada con el fin de que nuestro protector no pueda oír nada. El examen del expediente lo comenzamos dentro de unos días y de lo que aquí se comente, el medio escribano que aquí se encuentra reunido con nosotros tomará las debidas notas fidedignamente.
  Don Zacarías le preguntó que si el porta folios con todo su contenido lo podía guardar en la caja fuerte de la oficina para tenerlo a mano los días que se señalen para su estudio y examen, o mejor -dijo- que el medio escribano haga cinco copias de él en PDF, con el fin de que tengamos una para cada uno de los asistentes a su lectura, examen y comentarios correspondientes que de ellas hagamos. Ya ha indicado Don Patrocinio lo que el medio escribano debe realizar, quien para que no se pierda nada de lo que aquí se comente, solamente leerá las que le indiquemos y de todo lo que aquí acontezca tomará las notas correspondientes y hará un mínimo de dos copias de seguridad, por su trabajo desinteresado en este asunto y debido a la crisis que padecemos, no percibirá ningún emolumento o recompensa de ningún tipo, tampoco tendrá ni voz ni voto, a no ser que se le indique lo contrario en algunos de los temas del expediente. Ahora vamos a comernos una buena ración de ratones “coloraos”, para saber tanto como ellos y ser listos en la resolución de este caso.
  El porquero psicólogo dio su conformidad sobre el destino de la carpeta, a Don Zacarías, quien dio por terminada la reunión para todos. Hasta que José Luis -prosiguió- nombrado en su día medio escribano oficial  en rigurosa exclusiva no tenga las cinco copias que necesitamos no volvemos a reunirnos y sobre esto, todos debemos guardar la debida reserva, es decir, fuera de aquí no se pueden hacer comentarios con respecto al expediente abierto a uno de nuestros mejores porqueros psicólogos.
  Con la excusa de que tenía que atender a su sobrina Carmela y jugar con ella, Don Patrocinio fue el primero que se levantó y los demás hicimos otro tanto, cada uno a sus quehaceres. “El Gran tocador de Pelotas”, al estar exento de trabajar hasta que analicemos el expediente en su totalidad, se ha encaminado al mesón restaurante “El Taurino”. Irá a ahogar problemas con unos buenos vinos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario