jueves, 10 de mayo de 2018




 


  Capítulo.- 1
  El expedientado.

  Hoy y con el fin de poner a punto los ordenadores de la sala de video conferencias, pues últimamente andan todos ellos más lentos de lo normal, un técnico de la empresa con la que Don Zacarías Moro Moro tiene contratado el servicio de mantenimiento de los mismos, está revisándolos desde primera hora de la mañana y según me ha comentado Don Zacarías, va a tardar en ponerlos en su debido punto toda la jornada.
  Ante esta perspectiva, para el día de hoy, me ha pedido mi ordenador personal para hacer unos escritos y enviar unos correos electrónicos que son muy importantes para el negocio de los cerdos ibéricos, que no puede esperar ni un minuto más, añadiendo de paso que: “Al perro flaco todo son pulgas” y que estas cosas seguro que solamente le ocurren a él y precisamente el día que más falta le hace el ordenador.
  No será para tanto Don Zacarías –le dije- es más, ya le llevo diciendo desde hace más de tres meses que se necesitaba una revisión urgente de ellos, pero no me diga su principal máxima, que desde hace mucho tiempo y de tanto oírla la sé muy bien, la economía, esa y no otra es su principal máxima, pero a mi modo de entender este asunto y, le pido perdón de antemano por lo que le voy a decir, lo suyo está rayano a la tacañería. Por no gastar, ni antivirus ni anti-malware les tiene instalados para protegerlos de piratillas, los cuales nos pueden ocasionar perdidas y captar información confidencial de la contabilidad B que en ellos consta y no digamos nada de lo que puede ocurrir si cae en manos de la Agencia Tributaria.
  Déjate de monsergas y con tu permiso voy a usar tu ordenador particular que desde que tienes el que ordené que instalaran en tu despacho no lo has vuelto a usar y eso que lo tienes conectado a la red de internet, creo que no lo usas para no consumir ni un solo mega de la red que tengo instalada y eso si que no está en lo rayano a la tacañería, eso es tacañería pura. Hoy quedarán con antivirus y anti malware, para protegerlos como es debido, pero es una pasta lo que me tengo que gastar y no está la economía para despilfarrar.
  Hemos pasado al despacho que con las más modernas tecnologías instaló para llevar la contabilidad y otros asuntos del negocio y ha encendido mi ordenador particular, le he proporcionado el santo y seña para que pueda acceder a él y una vez que la pantalla ha dejado ver todas las aplicaciones y accesos directos a las carpetas, en la primera que se ha fijado es en la que contiene todo lo que había en el CD, que en la carpeta perdida por el Letrado Sr. Mínguez, con todos los documentos del proceso judicial que se siguió contra Don Patrocinio por la acusación de su ex compañera la gata nazi Doña Bibiana Ahuído en la que le acusaba de varias cosas relacionadas con la Ley Integral de Violencia de Género y aunque fue en un principio condenado por comunicarse con ella, condena que el Sr. Mínguez recurrió ante la Audiencia Provincial de Gatola, la cual finalmente le absolvió, pues quedó demostrado que la culpa de que dicha comunicación se llevase a cabo fue a consecuencia de la política que, en su día, Facebook empleaba para encontrar amigos en el momento de crear una cuenta en la citada red social y fue absuelto de las acusaciones contra él puestas en el Juzgado nº 3 de Gatola, unas por sobreseimiento, debido a que la Juez llegó a la conclusión que eran deliberadamente falsas y de la única que se le acusó formalmente, las propias compañeras de Bibiana la desmintieron de la afirmación que sostenía, “de que la iba a matar a ella y a toda su familia con una pistola”. El dinero que había abonado por la multa, más lo que tuvo que poner de su bolsillo, lo gastó todo en una comilona en el restaurante el Mesón Taurino regada con champan Don Pérignon de la firma Moët & Chandon. Dicho CD con información confidencial sobre muchas causas judiciales y sobre algunos procesos contra funcionarios del Estado a los que se les ha abierto expediente disciplinario. Este CD lo encontró Don Zacarías en un compartimento camuflado que la carpeta del Sr. Mínguez contenía.
  CD,  al que en su día conseguí descifrar la clave y así volcar su contenido en mi ordenador para disponer de una copia del mismo, en el disco duro, fue lo primero que abrió, diciéndome que quizás los escritos y correos que tenía que enviar y debido a que los americanos tienen todo controlado con sus programas de espionaje, lo mejor era hacer un viaje para hablar directamente con sus clientes, de vis a vis y aún así no me fio –dijo- pues hasta las paredes oyen, tenía pensado empezar a vender los cerdos y los corderos sin factura, como ya vengo haciendo con la ingente cantidad de leña y corcho que del encinar obtengo, los euros que de la venta saco, lo llevo a un paraíso fiscal o a los mismos bancos suizos donde ya tengo más de cinco millones de euros y que por medio de un poder notarial que a varios miembros de “La Banda de los Festines” Don Patrocinio Herrero Zapatero les ha otorgado, actuando estos de mulas, han conseguido llevar a los bancos suizos en varias operaciones y que en sobres cerrados y lacrados te he entregado para que los guardes en la caja fuerte que en el lugar más recóndito de los sótanos de “La Casona” tengo instalada. En cada uno de ellos constan todos los datos del recorrido, que debían seguir hasta llegar a su destino, el recorrido de vuelta, todo ello debidamente detallado en mapas descargados de Google maps, que no cuestan dinero y son muy buenos, pues no me fio mucho de los sistemas GPS porque son caros y no te digo la pasta que cada dos por tres hay que pagar por actualizarlos, ya sabes el viejo dicho “lo que menos vale es lo que más caro cuesta”. -¿Te recuerdo mi mayor máxima?- y el recibo de las cantidades ingresadas en cada una de las varias cuentas de que disponemos en bancos suizos. Siempre y fuera de los maletines llevan un buen fajo de billetes de color purpura por si hay que taparle la boca a alguien, como bien pudieran ser policías o agentes de aduanas, en todo caso, hasta ahora nadie ha tenido que soltar ni uno de ellos, a Dios gracias.
  Bien, Don Zacarías –dije- si no va a enviar los correos y le parece bien podemos dar un paseo y ver de paso como llevan los gatos segadores la recolección de la cosecha.
  Eso lo controlo al atardecer por las cantidades de grano que llevan a los almacenes, pero si te apetece y en lo que yo doy un vistazo al contenido del CD para ver casos de funcionarios expedientados puedes hacerlo tranquilamente,  pues hoy la jornada que vamos a realizar va a ser poco productiva y estoy interesado en el trabajo que realiza un funcionario en una de sus jornadas laborales, pero volviendo a los ordenadores, ya verás la factura que el informático me pasa, ya sabes cómo actúan estos de la bata blanca a la hora de cobrar y menos mal que no es un técnico de lavadoras, esos te arruinan en un par de averías que una de ellas te dé.
  No llevaba recorridos quinientos metros cuando oí las llamadas que Don Zacarías a voz en grito me daba para que lo esperase.
  Una vez que me alcanzó me pregunto: que si uno de los porqueros psicólogos que para nosotros trabajan en el cuidado y amansando de los cerdos ibéricos con las charlas que les dan, se llama Don Jeremías Pelotari Tocador, con D.N.I. nº 07428755-+, al que conocemos con el alias “El Gran tocador de Pelotas” con domicilio en C/ Los Gatos Licenciados, nº 12, 1º B.  Originario de aquí, de Gatola.
  Si –le respondí- uno de los mejores porqueros psicólogos que el amigo de Don Patrocinio, J. Nuevo, nos recomendó, no le va a la zaga a ninguno de los demás, incluso le hace sombra a Eumeo, al que a menudo os referís como “el principal de los porqueros”.
  Hay que poner en conocimiento de Don Patrocinio y con la mayor discreción, que aparece en uno de los expedientes abiertos a funcionarios que trabajaban para el SACyL. Una vez que tengamos la completa seguridad de que es el mismo que consta entre los defendidos por el Letrado Sr. Mínguez y que de momento el SACyL lo tiene suspendido provisionalmente de sus funciones como telefonista, pues es la función que realizaba en uno de los Centros de Salud de Gatola, si es el mismo; lo requiero ante mí y en presencia tuya, así como de la de Don Patrocinio, todo con la máxima discreción, a primera hora de mañana para que nos explique cómo ha llegado a esa situación, pues visto el caso de Don Patrocinio ante los tribunales, no me fio de la justicia, aunque en este caso el expediente disciplinario contra él abierto no ha concluido.
  Una vez comprobado que los datos de filiación coinciden fielmente con los que constan en el expediente disciplinario y los aportados por él mismo en el contrato que con la empresa de explotación de cerdos ibéricos “El Encinar” tiene firmado, le he comunicado al regreso de sus trabajos con los gorrinos: que mañana queda relevado de sus quehaceres cotidianos y debe presentarse en la sala de video conferencias a primerísima hora del día y sin que nadie se entere, es decir, sobre esto quiero la más absoluta discreción, son órdenes dadas por Don Zacarías Moro Moro, quien me ha rogado que te las transmita y que, como es de esperar de uno de los mejores porqueros psicólogos que aquí desarrollan esta profesión, las cumplas.





No hay comentarios:

Publicar un comentario