sábado, 12 de mayo de 2018

Votos emitidos.

Los visitantes y los que no tienen blog, si votan con una nota menor de tres, boosterblog no la tiene en cuenta, es decir, los que escudándose en el anonimato, aprovechan para votar con menos x, que se enteren de una vez que: "sus votos solamente tienen valor" si su puntuación es mayor o igual a +3.
Enterados? 
Si no te has enterado,  vuelve a leerlo desde el principio y así sucesivamente.
Hay uno que no acaba de enterarse.

jueves, 10 de mayo de 2018

Avatar, vista completa






Los políticos españoles no dejan de ser unos gallos de corral, amparados por parte de la Judicatura. Presumen de tener uno de los mejores sistemas de salud del mundo, si esto es cierto, por qué hay que esperar varias horas para ser atendidos en los servicios de urgencias. Aquí tienen la explicación debidamente documentada del por qué de esas esperas. De las listas de espera para especialidades, mejor no comentar nada. En realidad y ateniéndonos a las estadísticas ocupamos el número 18 a nivel mundial.




 


  Capítulo.- 1
  El expedientado.

  Hoy y con el fin de poner a punto los ordenadores de la sala de video conferencias, pues últimamente andan todos ellos más lentos de lo normal, un técnico de la empresa con la que Don Zacarías Moro Moro tiene contratado el servicio de mantenimiento de los mismos, está revisándolos desde primera hora de la mañana y según me ha comentado Don Zacarías, va a tardar en ponerlos en su debido punto toda la jornada.
  Ante esta perspectiva, para el día de hoy, me ha pedido mi ordenador personal para hacer unos escritos y enviar unos correos electrónicos que son muy importantes para el negocio de los cerdos ibéricos, que no puede esperar ni un minuto más, añadiendo de paso que: “Al perro flaco todo son pulgas” y que estas cosas seguro que solamente le ocurren a él y precisamente el día que más falta le hace el ordenador.
  No será para tanto Don Zacarías –le dije- es más, ya le llevo diciendo desde hace más de tres meses que se necesitaba una revisión urgente de ellos, pero no me diga su principal máxima, que desde hace mucho tiempo y de tanto oírla la sé muy bien, la economía, esa y no otra es su principal máxima, pero a mi modo de entender este asunto y, le pido perdón de antemano por lo que le voy a decir, lo suyo está rayano a la tacañería. Por no gastar, ni antivirus ni anti-malware les tiene instalados para protegerlos de piratillas, los cuales nos pueden ocasionar perdidas y captar información confidencial de la contabilidad B que en ellos consta y no digamos nada de lo que puede ocurrir si cae en manos de la Agencia Tributaria.
  Déjate de monsergas y con tu permiso voy a usar tu ordenador particular que desde que tienes el que ordené que instalaran en tu despacho no lo has vuelto a usar y eso que lo tienes conectado a la red de internet, creo que no lo usas para no consumir ni un solo mega de la red que tengo instalada y eso si que no está en lo rayano a la tacañería, eso es tacañería pura. Hoy quedarán con antivirus y anti malware, para protegerlos como es debido, pero es una pasta lo que me tengo que gastar y no está la economía para despilfarrar.
  Hemos pasado al despacho que con las más modernas tecnologías instaló para llevar la contabilidad y otros asuntos del negocio y ha encendido mi ordenador particular, le he proporcionado el santo y seña para que pueda acceder a él y una vez que la pantalla ha dejado ver todas las aplicaciones y accesos directos a las carpetas, en la primera que se ha fijado es en la que contiene todo lo que había en el CD, que en la carpeta perdida por el Letrado Sr. Mínguez, con todos los documentos del proceso judicial que se siguió contra Don Patrocinio por la acusación de su ex compañera la gata nazi Doña Bibiana Ahuído en la que le acusaba de varias cosas relacionadas con la Ley Integral de Violencia de Género y aunque fue en un principio condenado por comunicarse con ella, condena que el Sr. Mínguez recurrió ante la Audiencia Provincial de Gatola, la cual finalmente le absolvió, pues quedó demostrado que la culpa de que dicha comunicación se llevase a cabo fue a consecuencia de la política que, en su día, Facebook empleaba para encontrar amigos en el momento de crear una cuenta en la citada red social y fue absuelto de las acusaciones contra él puestas en el Juzgado nº 3 de Gatola, unas por sobreseimiento, debido a que la Juez llegó a la conclusión que eran deliberadamente falsas y de la única que se le acusó formalmente, las propias compañeras de Bibiana la desmintieron de la afirmación que sostenía, “de que la iba a matar a ella y a toda su familia con una pistola”. El dinero que había abonado por la multa, más lo que tuvo que poner de su bolsillo, lo gastó todo en una comilona en el restaurante el Mesón Taurino regada con champan Don Pérignon de la firma Moët & Chandon. Dicho CD con información confidencial sobre muchas causas judiciales y sobre algunos procesos contra funcionarios del Estado a los que se les ha abierto expediente disciplinario. Este CD lo encontró Don Zacarías en un compartimento camuflado que la carpeta del Sr. Mínguez contenía.
  CD,  al que en su día conseguí descifrar la clave y así volcar su contenido en mi ordenador para disponer de una copia del mismo, en el disco duro, fue lo primero que abrió, diciéndome que quizás los escritos y correos que tenía que enviar y debido a que los americanos tienen todo controlado con sus programas de espionaje, lo mejor era hacer un viaje para hablar directamente con sus clientes, de vis a vis y aún así no me fio –dijo- pues hasta las paredes oyen, tenía pensado empezar a vender los cerdos y los corderos sin factura, como ya vengo haciendo con la ingente cantidad de leña y corcho que del encinar obtengo, los euros que de la venta saco, lo llevo a un paraíso fiscal o a los mismos bancos suizos donde ya tengo más de cinco millones de euros y que por medio de un poder notarial que a varios miembros de “La Banda de los Festines” Don Patrocinio Herrero Zapatero les ha otorgado, actuando estos de mulas, han conseguido llevar a los bancos suizos en varias operaciones y que en sobres cerrados y lacrados te he entregado para que los guardes en la caja fuerte que en el lugar más recóndito de los sótanos de “La Casona” tengo instalada. En cada uno de ellos constan todos los datos del recorrido, que debían seguir hasta llegar a su destino, el recorrido de vuelta, todo ello debidamente detallado en mapas descargados de Google maps, que no cuestan dinero y son muy buenos, pues no me fio mucho de los sistemas GPS porque son caros y no te digo la pasta que cada dos por tres hay que pagar por actualizarlos, ya sabes el viejo dicho “lo que menos vale es lo que más caro cuesta”. -¿Te recuerdo mi mayor máxima?- y el recibo de las cantidades ingresadas en cada una de las varias cuentas de que disponemos en bancos suizos. Siempre y fuera de los maletines llevan un buen fajo de billetes de color purpura por si hay que taparle la boca a alguien, como bien pudieran ser policías o agentes de aduanas, en todo caso, hasta ahora nadie ha tenido que soltar ni uno de ellos, a Dios gracias.
  Bien, Don Zacarías –dije- si no va a enviar los correos y le parece bien podemos dar un paseo y ver de paso como llevan los gatos segadores la recolección de la cosecha.
  Eso lo controlo al atardecer por las cantidades de grano que llevan a los almacenes, pero si te apetece y en lo que yo doy un vistazo al contenido del CD para ver casos de funcionarios expedientados puedes hacerlo tranquilamente,  pues hoy la jornada que vamos a realizar va a ser poco productiva y estoy interesado en el trabajo que realiza un funcionario en una de sus jornadas laborales, pero volviendo a los ordenadores, ya verás la factura que el informático me pasa, ya sabes cómo actúan estos de la bata blanca a la hora de cobrar y menos mal que no es un técnico de lavadoras, esos te arruinan en un par de averías que una de ellas te dé.
  No llevaba recorridos quinientos metros cuando oí las llamadas que Don Zacarías a voz en grito me daba para que lo esperase.
  Una vez que me alcanzó me pregunto: que si uno de los porqueros psicólogos que para nosotros trabajan en el cuidado y amansando de los cerdos ibéricos con las charlas que les dan, se llama Don Jeremías Pelotari Tocador, con D.N.I. nº 07428755-+, al que conocemos con el alias “El Gran tocador de Pelotas” con domicilio en C/ Los Gatos Licenciados, nº 12, 1º B.  Originario de aquí, de Gatola.
  Si –le respondí- uno de los mejores porqueros psicólogos que el amigo de Don Patrocinio, J. Nuevo, nos recomendó, no le va a la zaga a ninguno de los demás, incluso le hace sombra a Eumeo, al que a menudo os referís como “el principal de los porqueros”.
  Hay que poner en conocimiento de Don Patrocinio y con la mayor discreción, que aparece en uno de los expedientes abiertos a funcionarios que trabajaban para el SACyL. Una vez que tengamos la completa seguridad de que es el mismo que consta entre los defendidos por el Letrado Sr. Mínguez y que de momento el SACyL lo tiene suspendido provisionalmente de sus funciones como telefonista, pues es la función que realizaba en uno de los Centros de Salud de Gatola, si es el mismo; lo requiero ante mí y en presencia tuya, así como de la de Don Patrocinio, todo con la máxima discreción, a primera hora de mañana para que nos explique cómo ha llegado a esa situación, pues visto el caso de Don Patrocinio ante los tribunales, no me fio de la justicia, aunque en este caso el expediente disciplinario contra él abierto no ha concluido.
  Una vez comprobado que los datos de filiación coinciden fielmente con los que constan en el expediente disciplinario y los aportados por él mismo en el contrato que con la empresa de explotación de cerdos ibéricos “El Encinar” tiene firmado, le he comunicado al regreso de sus trabajos con los gorrinos: que mañana queda relevado de sus quehaceres cotidianos y debe presentarse en la sala de video conferencias a primerísima hora del día y sin que nadie se entere, es decir, sobre esto quiero la más absoluta discreción, son órdenes dadas por Don Zacarías Moro Moro, quien me ha rogado que te las transmita y que, como es de esperar de uno de los mejores porqueros psicólogos que aquí desarrollan esta profesión, las cumplas.







   Capitulo.-2
   En presencia de Don Zacarías.

  A primera hora de la maña me he dirigido junto con Don Patrocinio y Don Zacarías a la sala de vídeo conferencias, donde a la entrada de la misma ya se encontraba esperándonos el porquero psicólogo, Don Jeremías Pelotari Tocador. Portaba bajo su brazo, un porta folios bastante voluminoso.
  A nuestra llegada a la entrada de la sala de video conferencias nos ha dado los buenos días y buenos días le hemos respondido con amabilidad y cortesía.
  Una vez Don Zacarías ha abierto la puerta, hemos entrado los cuatro y tomado asiento alrededor de una mesa redonda y sin más preámbulos Don Zacarías le ha preguntado:
 ¿Es cierto tal y como consta en los archivos contenidos en un CD que se encontraba en una carpeta que el Letrado Sr. Mínguez perdió, que se le ha abierto un expediente disciplinario por unas faltas muy grave cometida en el Centro de Salud, en el que Usted trabajaba como telefonista y de momento ha sido suspendido de sus funciones de forma cautelar?
  Respondió que sí, que era cierto, pero lo que en un principio consideraron como falta muy grave, ante las alegaciones que conforme a Derecho hice, ahora la consideran graves y tal y como vi el panorama contraté los servicios del reputado Jurista, el Letrado Sr. Mínguez, quien de momento ha puesto, con su buen saber hacer, al instructor nombrado por el gato que ocupa el cargo de Gerente de Área de Gatola, quien ha designado al gato técnico jurista Don Petróvich Mastuerzo, instructor del expediente que se me ha abierto, pero el Sr.  Mínguez lo tiene, le repito, entre la espada y la pared por irregularidades cometidas en el expediente.
  Don Zacarías le comentó que en el CD solamente hay una parte del expediente disciplinario que se le ha abierto –perdón por tutearle- el resto del expediente. ¿Sabes dónde se encuentra?
  Si –respondió-
  Te he tuteado –continuo Don Zacarías- para una mejor comprensión y además fomentar la confianza de unos con otros.
  Don Jeremías Pelotari Tocador le contestó: En este porta folios que le entrego consta todo el expediente desde su inicio y con los folios debidamente numerados, que el instructor hace unos días me entregó, solamente queda que pida la pena correspondiente a la que con toda seguridad me van a condenar y que al final así fue, pero en opinión del Letrado Sr. Mínguez está lleno de irregularidades por lo que  ya le ha pedido en un escrito dirigido al Sr. Instructor Don Petróvich Mastuerzo, que lo anule; entre otras causas por que según la Ley tiene un plazo determinado para concluirlo, plazo que a todas vistas no ha cumplido y además por indefensión, pues me interrogó en su día sobre una conversación telefónica mantenida con una chamán del Centro Coordinador para gatos del 112 de la Junta de Castilla y León, la chamán se identificó como doctorada en el gremio de los chamanes pero dudo que sea ni tan siquiera licenciada en chamanismo pues en su opinión, el dolor que una señora tenía en un dedo del pie, era debido a un cólico renal. Con arreglo a Derecho, mi abogado dice que se da indefensión, pues ahora me acusa además, de cosas que no tienen nada que ver con el interrogatorio al que fui sometido y por lo tanto no pude defenderme de las nuevas acusaciones que ahora me imputa.
  Tomó la palabra Don Patrocinio Herrero Zapatero diciendo que deberíamos reunirnos de vez en cuando para ir examinando todo el contenido del expediente, pero en secreto y que nos acompañe para su examen el gato egipcio Akila, por si pudiera aportar algo para su esclarecimiento, pues todos sabemos que es un experto en descifrar jeroglíficos y escritura cuneiforme y además campeón mundial del juego conocido como senet. Desde ahora quedas relevado de tus obligaciones como porquero psicólogo, conservando tu salario hasta que este asunto se resuelva. De momento voy a ponerme en contacto con mi amigo J. Nuevo, pues ante el ingente aumento de cerdos que en “El Encinar” se ha dado, necesito que me seleccione un mínimo de veinte psicólogos que deberán cumplir los requisitos que con respecto a vosotros le exigí.
  El examen del expediente –continuó- lo llevaremos a cabo por las mañanas, cuando los demás estén en sus quehaceres diarios, estaremos protegidos por uno de los miembros de “La Banda de los Festines”, el que designe Don Zacarías que es quien mejor los conoce por haberlos instruido en diversas técnicas militares, tanto de ataque como de defensa, el gato elegido de entre la banda de los festines permanecerá armado hasta los dientes a la entrada de esta sala, con su correspondiente tirachinas, honda con sus correspondientes proyectiles y cerbatana con jeringas que contengan sedantes instantáneos para elefantes de más de tres mil kilogramos, estará situado por la parte de afuera de la puerta y esta permanecerá en todo momento cerrada con el fin de que nuestro protector no pueda oír nada. El examen del expediente lo comenzamos dentro de unos días y de lo que aquí se comente, el medio escribano que aquí se encuentra reunido con nosotros tomará las debidas notas fidedignamente.
  Don Zacarías le preguntó que si el porta folios con todo su contenido lo podía guardar en la caja fuerte de la oficina para tenerlo a mano los días que se señalen para su estudio y examen, o mejor -dijo- que el medio escribano haga cinco copias de él en PDF, con el fin de que tengamos una para cada uno de los asistentes a su lectura, examen y comentarios correspondientes que de ellas hagamos. Ya ha indicado Don Patrocinio lo que el medio escribano debe realizar, quien para que no se pierda nada de lo que aquí se comente, solamente leerá las que le indiquemos y de todo lo que aquí acontezca tomará las notas correspondientes y hará un mínimo de dos copias de seguridad, por su trabajo desinteresado en este asunto y debido a la crisis que padecemos, no percibirá ningún emolumento o recompensa de ningún tipo, tampoco tendrá ni voz ni voto, a no ser que se le indique lo contrario en algunos de los temas del expediente. Ahora vamos a comernos una buena ración de ratones “coloraos”, para saber tanto como ellos y ser listos en la resolución de este caso.
  El porquero psicólogo dio su conformidad sobre el destino de la carpeta, a Don Zacarías, quien dio por terminada la reunión para todos. Hasta que José Luis -prosiguió- nombrado en su día medio escribano oficial  en rigurosa exclusiva no tenga las cinco copias que necesitamos no volvemos a reunirnos y sobre esto, todos debemos guardar la debida reserva, es decir, fuera de aquí no se pueden hacer comentarios con respecto al expediente abierto a uno de nuestros mejores porqueros psicólogos.
  Con la excusa de que tenía que atender a su sobrina Carmela y jugar con ella, Don Patrocinio fue el primero que se levantó y los demás hicimos otro tanto, cada uno a sus quehaceres. “El Gran tocador de Pelotas”, al estar exento de trabajar hasta que analicemos el expediente en su totalidad, se ha encaminado al mesón restaurante “El Taurino”. Irá a ahogar problemas con unos buenos vinos.




  Capítulo.-3
  Informe previo al expediente.

  Una vez que hice las correspondientes copias del expediente instruido a Don Jeremías Pelotari Tocador, lo he puesto en conocimiento de Don Zacarías Moro Moro, quien se lo comunicó a Don Patrocinio Herrero Zapatero y al gran Akila con el fin de examinarlas y darles el visto bueno como que coincidían con el original.
  Una vez examinadas y comprobada su coincidencia con el texto original, se le ha comunicado al porquero psicólogo que a las once horas de la mañana acudiera a la sala de video conferencias con el fin de empezar a examinar todo lo relacionado con el expediente que se le instruye.
  Ha llegado inmediatamente después que el miembro de “La Banda de los Festines” seleccionado por Don Zacarías ocupara su puesto a la entrada de la sala de video conferencias con el fin de no dejar a nadie arrimarse a ella y pudiera oír nada de lo que allí se comentase.
  Justo antes de que empezásemos a examinar el primero de los folios del expediente, Don Patrocinio ha recibido una llamada telefónica de su amigo J. Nuevo, en la cual le anunciaba que los veinte porqueros psicólogos que le había encargado contratar llegarían a “El Encinar” sobre las cinco de la tarde del día siguiente, es decir, mañana.
  Una vez terminada la llamada se dio comienzo a la lectura del primer folio del expediente y cuyo contenido dice así:
  JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN
  Consejería de Sanidad Gatuna.
  Gerencia de Chamanes de Gatola.
  Destinatario: Don Petróvich Mastuerzo.
  Remitente: Gerencia de Chamanes de Gatola.
  Asunto: Designación Instructor expediente disciplinario 1/2012.

  Se remite Resolución de 21 de noviembre de 2012 del Gerente de Chamanes de Gatola. En la que se designa a Ud. Como instructor del expediente disciplinario que se le incoa a Don JEREMÍAS PELOTARI TOCADOR, telefonista con destino en uno de los Centros de Salud de Gatola.
  Este expediente se tramitará con el nº         1/2012.
  Deberá comunicar a la Gerencia de Chamanes la fecha de comienzo de las actuaciones.
  Se adjunta el original de la información previa realizada, con toda la documentación de la misma.
EL GERENTE DE CHAMANES
Fdo. Político de Quinta Mano.
  Dado que para la apertura de expediente disciplinario por falta grave o muy grave hay que designar obligatoriamente secretario/a –dijo el Gran Akila- sería conveniente leer la designación sobre que gato/a recayó el nombramiento.
  Don Zacarías comentó que el nombre del firmante anterior posiblemente tuviera un apellido compuesto que seguiría a estos con los que ha firmado y que sería: Quinta Categoría, estos altos cargos son los que los políticos nombran, a dedo, para que resuelvan a su indicación a quien deben de dar por el culo y joderlo de todas las formas habidas y por haber, mientras, ellos a lo suyo, a rebañar las arcas públicas, ya que los políticos de Castilla y León no tienen sueldo oficial, sino comisiones muy abultadas por no hacer nada. ¡Qué comisiones se llevarían si hieran algo¡
  Con el permiso de los reunidos –continuó Akila- paso a leer la designación de la secretaria, que DICE:

  JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN
  Consejería de Sanidad Gatuna.
  Gerencia de Chamanes de Gatola.
  Destinatario: Doña Socorrista de Petróvich Mastuerzo.
  Remitente: Gerencia de Chamanes de Gatola.
  Asunto: Designación Secretaria expediente disciplinario 1/2012.

  Se remite Resolución de 21 de noviembre de 2012 del Gerente de Chamanes de Gatola. En la que se designa a Ud. Como secretaria del expediente disciplinario que se le incoa a Don JEREMÍAS PELOTARI TOCADOR, telefonista con destino en uno de los Centros de Salud de Gatola.
  Este expediente se tramitará con el nº         1/2012.
EL GERENTE DE CHAMANES
Fdo. Político de Quinta mano.

  Hasta ahora todo normal –dijo Don Zacarías- mañana seguiremos leyendo y observando como es debido el expediente.










  Capítulo.-4
  Orden de incoar expediente.

  Al día siguiente y sin más preámbulos os dejo la nota, tomada en la sala de vídeo conferencias, por motivos que no vienen al caso no hubo tiempo para comentarios y que dice lo siguiente:

  JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN
  Consejería de Sanidad Gatuna.
  Gerencia de Chamanes de Gatola.

  A propuesta de esta Gerencia de Salud Gatuna se ha tramitado una información previa (iniciada el 05-07-12 y finalizada el 27-09-12) a Don Jeremías Pelotari Tocador, telefonista de uno de los Centros de Salud de Gatola.
  Se ha analizado el contenido de la información reservada, efectuada por el funcionario instructor de esta Gerencia de Salud Gatuna, en la que después del análisis y valoración de los hechos denunciados, se concluye que pueden haberse cometido tres presuntas faltas disciplinarias, conforme se indica en las conclusiones (desobediencia notoria o manifiesta a las órdenes o instrucciones de un superior directo, mediato o inmediato, emitidas por este en el ejercicio de sus funciones; notorio incumplimiento de sus funciones o de las normas reguladoras del funcionamiento de los servicios y la grave desconsideración con los superiores, compañeros, subordinados o usuarios).
  Consecuentemente, esta Gerencia de Chamanes, de conformidad con las competencias atribuidas por el Decreto 287/2001, de 13 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de la Gerencia Regional de Salud Gatuna de Castilla y León, sobre delegación de competencia en materia de recursos gatunos (RRGG) en diversos órganos del Organismo Autónomo, (BOCyL nº 167 de 29-08).

RESUELVE
  1.- Incoar expediente disciplinario a Don Jeremías Pelotari Tocador, telefonista destinado en uno de los Centros de Salud para gatos de Gatola.
  2.- Designar instructor del referido expediente a Don Petróvich Mastuerzo y secretaria a Doña Socorrista de Petróvich Mastuerzo, ambos, gatos funcionarios adscritos a esta Gerencia de Salud para Gatos.
  3.- Dado el vinculo administrativo de D. Jeremías Pelotari Tocador, el expediente disciplinario se sustanciará al amparo de lo dispuesto en los artículos 93 y siguientes de la Ley 7/2007 de doce de abril, del Estatuto Básico del Empleado Público Gatuno, artículos 70 y ss. de la Ley 55/2003 de 16 de diciembre del Estatuto Marco del Personal Estatutario Gatuno de los servicios de salud, en los artículos 70 y 22 de la Ley 2/2007, de 7 de marzo, del Estatuto Jurídico del Personal Gatuno de Salud de Castilla y León, en los artículos 80 y siguientes de la Ley 7/2005, de 24 de mayo de la Función Pública de Castilla y León en materia de Gatos, así como el Real Decreto 33/1986, de 10 de enero, que aprueba el Reglamento de Régimen Disciplinario de los Gatos Funcionarios de la administración del Estado.
  La presente resolución será notificada al Instructor y a la Secretaria del expediente. El Instructor deberá comunicársela al expedientado Don Jeremías Pelotari Tocador, previa constancia de su recepción y a los efectos oportunos.
Gatola, a 22 de noviembre de 2012.
EL GERENTE REGIONAL DE SALUD GATUNA.
(Delegación de competencias: Resolución de 15-07-2008. BOCyL nº 167 de 29-08)
EL GERENTE DE SALUD DE ÁREA GATUNA.
Fdo.: Político de Quinta mano.
  Una vez terminada la anterior lectura, Don Zacarías me ordenó que descargase de internet todas la Leyes que en el documento se citan, encargándome al menos cuatro copias de cada una de ellas para poder consultarlas en cualquier momento en que sea necesario.
  Don Patrocinio nos comunicó que por hoy no se leería más en relación con el expediente, pues tenía que arreglar unos flecos pendientes con una de las gatas de la más alta alcurnia y de las mejores de sus clientas, una veinteañera a la que ya le había tomado las correspondientes medidas de las patas varías veces, pero seguía empeñada en que no se encontraba bien calzada y son gatas que si te adaptas a sus caprichos, en un par de botas, te dejan un beneficio de cuatro mil euros o más. Así –continuó- son de caprichosas, pero para eso me tienen a mí, para complacerlas en el detalle más insignificante, lo que estoy sospechando es que lo que verdaderamente desea es que la calce a cuatro patas, perdón quise decir de las cuatro patas, no me mal interpreten, que a mi edad no estoy para esos trotes.
  Hoy, y como J. Nuevo había anunciado, a las cinco de la tarde han llegado los veinte porqueros psicólogos que Don Patrocinio ha contratado, cada uno de ellos con su debida carta de presentación, a los que Don Zacarías recibió con la debida cortesía, ordenó de inmediato, a las gatas del servicio doméstico que se les diera alojamiento en “La Casona”, tal y como corresponde a los de su digno oficio, un saco de piensos de la marca “Faisán”  y dirigiéndose a los porqueros psicólogos, les ordenó que como mínimo comieran cada uno tres bolas de los afamados piensos y que posteriormente, a las 00 horas, se presentasen ante él para encargarles el primero de sus trabajos, hasta entonces podían descansar para recuperarse convenientemente del viaje realizado y de las duras pruebas que habían tenido que soportar por parte de J. Nuevo para optar al puesto de trabajo que desde ahora van a desempeñar.




  Capitulo.-5
  La caza de los Gamusinos.

  Ya anochecido, una de las gatas del servicio doméstico, abrió la puerta del garaje donde Don Patrocinio guarda su coche y al momento salió en este, acompañado de la gata veinteañera con la cual, desde aproximadamente las doce de la mañana, se retiró a sus aposentos con el fin de tomarle las medidas adecuadamente para fabricarle unas botas artesanales, el proceso que emplea desde el principio hasta el final, es totalmente manual, incluido está en él la toma de medidas, la cual, como uno de los mejores artesanos en su especialidad la realiza en jemes, con el fin de no desvirtuar el proceso .
  Al llegar a nuestra altura ha detenido su coche, ha bajado el cristal de la ventanilla y nos ha dicho que se marchaba un mínimo de una semana a la costa con la gata veinteañera, pues el problema de que las últimas botas que le fabriqué le rozaran un mínimo casi imperceptible, era debido a que a última hora de la tarde las patas se le inflamaban un poco y que pensaba que, caminando descalza durante unos días por la arena de la playa, esa pequeñísima inflamación se le corregiría definitivamente. Esto ya me ha ocurrido con unas cuantas de mis clientas y es la mejor solución que para este problemilla de tan poca importancia he encontrado, así les evito que tengan que acudir a curanderos o chamanes especialistas en este tipo de inflamación. En cuanto al examen del expediente podéis continuar sin mí, pues es un asunto de vital importancia y que hay que resolver de la forma más rápida posible, pues puede darse el caso que con una semana caminando por la arena de la playa no termine de curarse del todo y necesite unos días más para que la cura sea definitiva.
  Sin más, aceleró de tal forma su potente vehículo que dejó tras de él una polvareda impresionante y en un momento desapareció por la entrada principal de “El Encinar”.
  Una vez que la polvareda se asentó y el ambiente quedó despejado de polvo, he acompañado a Don Zacarías a la nave donde tiene apilados los sacos de piensos y enormes cantidades de latas de sardinas que hace ya más de un mes compró y de las cuales hemos ido dando buena cuenta en días muy señalados. Como buen amante de la economía, los sacos vacios y todo lo que sea susceptible de reciclar lo tiene almacenado al fondo de esta nave. Con lo que obtiene de las ventas del material reciclable ya nos ha invitado varias veces a una buena comida en el mesón restaurante “El Taurino”, también es cierto que en la recogida del material reciclable cooperamos todos desinteresadamente, con el fin de que la explotación de cerdos ibéricos no esté contaminada. Hemos recogido veintidós latas vacías de un tamaño de unos veinte centímetros de diámetro y cuarenta y dos sacos de los destinados para el reciclaje, todo ello lo hemos llevado al descampado que frente a la casona solariega hay y hemos esperado hasta que los veinte porqueros psicólogos novatos han bajado como les ordenó Don Zacarías con el fin de realizar su primer trabajo en su nueva y digna profesión.
  Estaban a punto de ser las doce de la noche, cuando aparecieron los novatos con cara de alegría, pues tal y como está el asunto del trabajo hoy en día, no era para menos.
  Don Zacarías les ordenó que escucharan con atención lo que tenía que explicarles, para ello formaron un grupo frente a nosotros dos y lo primero que les preguntó fue: ¿Cuántos de vosotros son expertos en la caza de gamusinos?
  Respondieron dos de ellos, con una sonrisa de oreja a oreja, que ellos ya habían participado en una ocasión en la caza de ellos y que jamás en su vida habían vuelto a saborear una carne tan exquisita como la de gamusinos asados.
  Bien, entonces y como expertos en la materia –dijo Don Zacarías- poneros al lado de José Luis y de mí, pues vosotros no necesitáis ningún tipo de explicación con respecto a cómo cazar a tan escurridizo y pequeño animal.
  Estos dos se pusieron a nuestro lado y por indicación de Don Zacarías les explicaron el proceso de la caza de los escurridizos gamusinos al resto de sus compañeros, haciendo un énfasis especial en la dificultad de su caza y les alertaron que sobre todo lo demás destacaba el sabor tan especial que la carne de estos tiene una vez asados, carne que deberíais agradecer a Don Zacarías de forma especial, pues posiblemente esta sea la única vez que la disfrutéis en toda vuestra vida.
  Esta caza tan especial -prosiguió Don Zacarías- consiste en mantener el saco que ahora os voy a proporcionar permanentemente abierto durante toda la noche, al mismo tiempo hay que realizar otras dos operaciones que son imprescindibles, para que esta caza tan especial, dé el resultado adecuado.
  De nuevo tomó la palabra uno de los novatos experto en este tipo de cacerías y les explicó que como ya les había indicado Don Zacarías, además, tenían que estar golpeando una lata de estas que aquí veo y que supongo que hay las justas, una para cada uno de los veintidós que en la cacería vamos a participar, de forma continuada con un palo, pero veo que a Don Zacarías se le ha olvidado traerlos.
  No hay que preocuparse de los palos –dijo Don Zacarías- pues un poco más adelante hay montones de ellos, provenientes de las podas a las que estamos sometiendo a las encinas y que  pasaremos al lado de ellos, pues se encuentran en la dirección que debemos tomar para realizar la cacería y donde nos proveeremos de ellos.
  Se les ha olvidado tanto a Don Zacarías como a nuestro compañero –dijo el otro novato- que en lo que mantenemos el saco abierto y golpeamos de forma continuada la lata hay que permanecer cantando de forma constante una canción que tiene solamente un estribillo y que os lo canto ahora para que lo aprendáis y que como ya se os ha indicado hay que cantarlo continuamente, el estribillo es el siguiente: “Uno, dos, tres, cuatro, gamusino al saco”, este estribillo lo vais a cantar ahora, lo más alto posible que podáis, tres o cuatro veces seguidas con el fin de que lo llevéis aprendido correctamente y que en lo que dure la cacería lo haréis de la forma más alta que vuestros gaznates os permitan, sin olvidaros que debéis hacerlo de forma continua,  como así haremos los demás y que ya somos expertos en la materia del gamusino. Nos distribuiremos de tal forma que estaremos entre doscientos o doscientos cincuenta metros unos de otros, para poder abarcar la mayor extensión posible. Los que nunca han participado en este tipo de cacería formarán una línea delante de los que ya somos expertos, que permaneceremos sobre unos quinientos metros detrás de los novatos, con el fin de cazar a los más escurridizos, que ya de por sí lo son todos y además os advierto que son de pequeño tamaño y que de noche son prácticamente invisibles.
  Una vez dadas las explicaciones anteriores y cantado el estribillo varias veces, cada uno de los novatos cogió un saco y una lata y los expertos nos llevamos un total de dieciocho sacos y la correspondiente lata, sin más nos dirigimos a la cacería y al pasar por los montones de leña, cada uno cogimos un palo del tamaño adecuado para golpear la lata adecuadamente.
  Al cabo de unos cincuenta minutos de caminar llegamos al  montón de piedras, que en su día el Gran Akila había juntado al despedregar la parte de tierra que Don Zacarías le expropió con el fin de plantar las semillas que el Chamán que la ministra Doña Ana Mato le envió a Don Zacarías en el Suzuki que su marido le había regalado y pasados unos seiscientos metros aproximadamente del montón de piedras, en un teso enorme distribuimos a los novatos a la distancia acordada, en el mismo momento en que cada uno ocupaba su puesto, inmediatamente abría el saco en la forma en que Don Zacarías explicó al primero de ellos en el momento de ocupar el puesto designado y que no era otra que con las patas traseras separadas una de la otra unos veinte centímetros, pisaba la parte interior de este, con el fin de mantener la parte exterior del saco en contacto contra el suelo y con una de las patas delanteras levantaba la otra parte del saco, formando así una especie de triangulo en la abertura del saco, por la cual los gamusinos se irían introduciendo en este y de esta forma quedaban aprisionados en su interior, con la otra pata tocaba fuertemente la lata de sardinas con el palo que en uno de los montones de leña se había procurado y al mismo tiempo cantaba, a viva voz, el estribillo que el compañero experto les había enseñado.
  Una vez que todos estuvieron distribuidos de la forma acordada, los dos porqueros psicólogos, ya expertos en la cacería de gamusinos, Don Zacarías y yo retrocedimos hasta el montón de piedras formado por Akila e inmediatamente comenzamos a meter unos tres kilos de ellas en cada uno de los dieciocho sacos de los que íbamos provistos, no metimos más peso en los sacos por que nos faltaron piedras para ello.
  Una vez que acabamos con el montón de piedras, Don Zacarías quedó satisfecho, pues nos comunicó que se había ahorrado una buena cantidad de euros, pues de esta forma no ha tenido que alquilar una furgoneta de buen tamaño para deshacerse de ellas. Acto seguido nos tumbamos en el suelo con la idea de dormir hasta el amanecer, lo cual no pudimos hacer, pues además de la fuerte voz con la que los novatos en la caza de gamusinos cantaban el estribillo, uno de los tesos que en frente del que los dejamos hay, producía un eco tan impresionante, que por todo “El Encinar” se escuchaba el sonido que las latas al ser golpeadas producían y aún mejor se podía escuchar: Uno, dos, tres, cuatro,  gamusino al saco.
  Una vez que amaneció nos dirigimos al alto cerro donde los dejamos y Don Zacarías les dijo que la cacería había terminado y que regresábamos de nuevo a La Casona, hizo como que se enfadaba con ellos porque una vez revisados los sacos no habían cazado ni uno solo y al llegar donde teníamos los sacos con las piedras, los cuales habíamos cerrado convenientemente con cuerdas plastificadas de las que se emplean para atar las pacas y de las que Don Zacarías va siempre bien provisto cuando sale al campo, les rogó que puesto que no habían cazado ni un solo gamusino, al menos llevasen a sus espaldas los que nosotros habíamos cazado, cargando cada uno de ellos con su correspondiente saco de piedras, al tiempo que Don Zacarías les decía que al menos de esta forma se ganarían el sueldo que no habían conseguido en la cacería.
  Una vez que llegamos a La Casona les ordenó que cada saco que portaban los depositaran junto a diferentes encinas, uno en cada una de ellas, que nos acompañasen a un copioso desayuno, para posteriormente darse una esmerada limpieza y a dormir hasta mañana a primera hora de la mañana, pues falta os hace por la noche de cacería que habéis pasado, pero antes poned las latas de sardinas junto a las nuestras y los palos en los montones de leña.
  En lo que estábamos desayunando comenzaron a llegar algunos de “La banda de los festines” con cara de sueño y preguntaban a Don Zacarías que quienes eran los nuevos expertos en la caza de gamusinos, al mismo tiempo le decían que la próxima cacería que realizase, sería conveniente realizarla en la parte más alejada del encinar, con el fin de que los demás podamos dormir de forma adecuada.
  A lo que Don Zacarías les contestaba que si no se enteran los demás de que hay cacería de gamusinos, es como si no se hubiera realizado, ahí es donde está el “secreto” de la caza del gamusino.
  Al terminar de desayunar y antes de irnos a dormir nosotros dejamos los sacos vacíos de los que éramos portadores y las latas de sardinas, en la nave donde se guardan para su reciclaje.



(1) Los gamusinos son animales imaginarios que en España, Portugal y Cuba se emplean para gastar bromas a los novatos en algunos oficios.